Una entrevista exclusiva con Federico Vitetta

Es tu primera entrevista en un medio español, así que datos básicos. ¿Cuál es tu ciudad de origen? Mi verdadero hogar es Milán pero a día de hoy vivo en L.A.

¿Eres de los que patinan o sólo estás detrás de la cámara?
Cuando era más joven sí que patinaba, y hasta estuve patrocinado por una distribuidora italiana. En el año 92-93 viajé a Estados Unidos y tuve la oportunidad de patinar con algunas de las personas que más tarde formarían Girl y que en ese momento estaban en Blind y Plan B. En aquel viaje me di cuenta de lo mal que patinaba (risas). En aquella época eran muy pocos los europeos que tenían suficiente nivel como para estar ahí arriba (aunque ahora todo esté más igualado), y a excepción de gente como Tom Penny o Arto Saari, ya a finales de los noventa, el nivel en USA estaba muy por encima. En definitiva, estando ahí me di cuenta de la brecha que había ente europeos y los “pros de verdad”, y de cómo en mi caso era impensable llegar a ser profesional.

¿Fue entonces cuando empezaste a grabar?
No exactamente. Llegado ese punto tenía claro que me gustaría trabajar en algo relacionado con el skate, y el primer contacto que tuve con la filmación profesional fue de la mano de Tim Dowling, que durante esos años estuvo grabando para Goldfish, Las nueve vidas de Paco y Mouse. ¡Por supuesto que de niño me había grabado entre amigos, pero nada serio!

Todo esto me dio que pensar, y al volver a Italia en el 96 entré en una escuela de cine donde pasé 3 años estudiando todo lo que pude. Durante esos años no grababa patín y estuve en una productora donde trabajé mucho en publicidad. Hice de todo en ese trabajo, y me dio una buena base para conocer a fondo todo el proceso que hay detrás de un anuncio.

¿Y en qué momento empiezas a grabar skate?
En el verano de 2001 pude grabar algunos trucos con el equipo Zoo York en un viaje que hicieron por Italia, pero el primer trabajo serio que hice de monopatín fue en el viaje a Italia que organizó Giovanni Reda en el 2002, con Gino Ianucci, Anthony Pappalardo, Stefan Attardo y Mike Taylor. Cuando me contactaron antes de venir les pregunté si podían conseguirme un Century (objetivo) para grabar, ¡y me trajeron uno nuevo desde USA! Eso fue la bomba porque en aquel entonces casi nadie tenía uno. En aquel momento estaban grabando para Yeah Right!, y un par de trucos acabaron en el montaje final (nota ed: sw pop sove it y nollie bs heelflip, en el ya conocido como “Gino Gap”).

¿Empezó ahí tu relación con Crailtap?
Ya les conocía de años atrás pero sí, podríamos decir que en ese momento empezaron a verme como un filmer serio y con el que trabajar. Después de aquel viaje grabé bastante con Pappalardo, pero fue a raíz del viaje de Kenny y Gino a Milán (mientras grababan para el Hot Chocolate) cuando todo empezó a ir muy deprisa.

Al poco tiempo (a finales de 2004) empezaron a grabar para Fully Flared. Estuve con JB Gillet, Pappalardo y Jesús Fernández (que en aquel momento estaba en el flow de Lakai) en un viaje que hicieron a Málaga. Soy un gran fan de Jesús y Crailtap, y estaba muy “decepcionado” con el paso de éste por Chocolate y demás compañías que en un momento dado no pudieron apoyarlo económicamente (motivo por el que tuvo que buscar su camino en Europa esos años). A parte de un patinador excepcional es una gran persona, y es por eso que después de ese viaje les dije que me quedaría un mes por Barcelona (en casa de Jesús y Lebrón) para grabar con él. Cuando les envié las grabaciones que habíamos sacado en aquel mes, todos (incluido yo mismo) nos quedamos pasmados con la cantidad y calidad de lo que había grabado en tan poco tiempo.

Después de eso, y de forma natural, acabamos montando una “base europea” para la filmación de Fully Flared en la que viví con Oliver Barton (fotógrafo de Transworld) durante dos años. La idea principal era cubrir a todos los europeos que estaban en la marca (Brady, Jensen, Lucas Puig, JB Gillet y Jesús), a la vez que grababa con cualquiera de los americanos que iban viniendo a Barcelona, mientras TY Evans se centraba en L.A.

¿A partir de entonces empezaste a trabajar a tiempo completo para ellos?
Una vez estrenado Fully Flared se dieron cuenta de cómo el vídeo se les había ido de las manos en cuanto a seriedad (algo totalmente opuesto al espíritu Crailtap), y a partir de ahí me contrataron para hacer de TM (puesto en el que no aguanté demasiado) y como encargado de los anuncios de Lakai.

¿Por qué no duraste mucho como “Team Manager”?
A ver, al acabar el vídeo de Lakai tenía una muy buena relación con todo el equipo, así que pensaron en mí como la persona adecuada, pero para ser TM hay que tener un punto de seriedad y exigencia con los riders del que yo carezco. ¿¡Cómo voy a irme de fiesta con ellos y sacar el látigo al día siguiente!? Era incompatible (risas), así que al poco tiempo me centré en el trabajo de vídeo.

Los anuncios de Lakai durante estos años han sido geniales. ¿Has trabajado tus propias ideas o te has limitado a producir lo que te llegaba desde arriba?
Como te decía antes, al sacar Fully Flared nos dimos cuenta de que habíamos dejado de lado todo el sentido del humor que va de la mano de cualquier vídeo Girl/Chocolate. Fue entonces cuando empecé a trabajar en los anuncios de Lakai con el espíritu Girl. Para mí los clásicos “skits” de Spike Jonze/Rick Howard son fundamentales en la forma en que vemos todas estas compañías, y por eso enfoqué todos estos trabajos en clave más humorística.

La gran mayoría de estos anuncios fueron ideas mías o en colaboración con Johannes Gamble, y si os gustó lo que hicimos con Vincent Álvarez presentando la zapatilla “pico” (que prácticamente es una parte completa) podréis ver como Pretty Sweet es, en muchos aspectos, la continuación de ese camino, audiovisualmente hablando. La verdad es que me siento muy ligado a todos esos anuncios, ya que además de aprender mucho me lo pasé de puta madre haciéndolo (risas). Para mí lanzar cada uno de ellos era como asistir a una mini premiere ya que, aun habiendo trabajado en publicidad años atrás, ver como se hacen paso a paso tus ideas es algo muy especial.


¿Cuál de ellos te ha dado más dolores de cabeza?
El último anuncio que dirigí fue el Out of control, para presentar las Carrol 5, y fue el más complejo con diferencia. En los otros anuncios siempre incluía algún efecto especial, pero en este último hemos tenido que trabajar con unos veinticinco efectos visuales diferentes. Además en ese momento estábamos de lleno en la grabación de Pretty Sweet, por lo que tampoco quería usar los trucos que teníamos grabados para el vídeo en un anuncio y, para más inri, Carrol estaba lesionado. ¿Cómo haces un anuncio de Carrol sin que él salga patinando? Al final la idea de que las zapatillas estaban “fuera de control” y controlaban al resto de patinadores del equipo cuajó, y estoy muy contento del resultado final.

Los vídeos Girl/Chocolate siempre se han caracterizado por utilizar técnicas audiovisuales fuera de lo habitual si pensamos en términos de patín ¿Qué podemos esperar en Pretty Sweet? ¿Cuál ha sido tu papel durante la filmación de este proyecto?
Me gustaría aprovechar este momento para aclarar una cosa: que a partir de Fully Flared el usar grúas o “dolly shots” se convirtiera en algo habitual no quiere decir que inventáramos nada. Dentro del skate ya había precedentes como los vídeos de Stacey Peralta o algunos trabajos de Fred Mortagne, aunque sí es verdad que a partir de ese vídeo puede que se generalizara su uso.

Dicho esto, para Pretty Sweet he podido estar más involucrado en todo el proceso creativo del vídeo, y no centrarme exclusivamente en filmar. Después de tres años haciendo los anuncios de Lakai junto a Johannes Gamble tenía muchas ideas que quería trasladar a un vídeo de larga duración. Aunque con lo que de verdad estuve obsesionado fue con utilizar el Steadycam.

Después rodar el anuncio Chocolate en Milano Centrale (donde todo el equipo hace una ronda conjunta) no podía pensar más que en trabajar con esa tecnología de una manera más amplia, aplicándola a un vídeo de larga duración. El problema del “steadycam” básicamente es el precio que, de entrada, se plantea como una inversión excesiva para grabar skate. Pero la compañía Easy Steady (después de rodar este anuncio y sabiendo lo fascinado que estaba por esta tecnología) acabaron por patrocinarme y me regalaron un equipo completo de filmación para que utilizara en mis trabajos, con la condición de darles crédito al final de mis vídeos.

¿Fue difícil la transición para grabar con este equipo?
Tuve que pasar una temporada con la empresa para que me enseñaran cómo trabajar con esta tecnología, y la verdad es que al principio los resultados no fueron muy prometedores (risas). Después pasé un tiempo en casa de mi familia antes de volver a L.A., y estuve practicando mucho con mi madre, persiguiéndola por casa mientras hacía sus cosas (risas). Al mismo tiempo estuve estudiando el uso de estas cámaras en el cine de Martin Scorsese, Thomas Anderson o Stanley Kubrick (nota ed: véase escena del triciclo en El Resplandor para entender de qué tipo de toma hablamos).

Después de esto hicimos un viaje a Centro América con el equipo Chocolate, y ahí fue cuando empecé a grabar únicamente los trucos en steadycam que aparecen en el vídeo. En ese momento empecé a usar todo este sistema durante las ocho horas que estuviéramos grabando con el equipo. Pues bien, durante la primera semana no dejé de tener calambres musculares por todo el cuerpo, ya que al utilizar todo este equipo utilizas un montón de músculos que normalmente están parados; por no hablar de mi baja forma física (risas). A medida que fui trabajando con el steadycam empecé a grabar tomas en bici, desde el coche, en la vespa, corriendo, patinando… En definitiva, no puedo decir que me limitara a una única forma de trabajar con el steadycam, y lo que se puede ver en el vídeo es una mezcla de todos mis experimentos.

¿Estás al día del trabajo de otros filmers dentro del skate?
Puede que suene raro pero para mantener mi propia visión intento no estar constantemente viendo qué es lo que hacen los demás, ya que considero que me influiría (de una forma buena o mala). Seguramente debería estar más al día de lo que va saliendo para saber dónde nos encontramos en el tema vídeo, pero si me preocupo demasiado en saber qué piensan los demás y en lo que están haciendo nunca llegaría a expresar al cien por cien mi visión personal. Dicho esto, me encanta el trabajo de gente como Jason Hernández, Greg Hunt o Fred Mortagne, entre otros.

Para cerrar Federico, ¿qué mensaje enviarías a la gente que todavía no ha visto el vídeo?
Les diría tres cosas: uno, preparad un paquete de pañuelos para la parte de Marc Johnson, a mí se me saltan las lágrimas cada vez que la veo (risas). Dos, votad a Guy Mariano para el SOTY de este año. Y tres, votad a Jesús Fernández para el European Skater of The Year (BESA 2013). En serio, cuando me paro a pensarlo no puedo creer que después de todos estos años siga patinando a este nivel. Espero de verdad que esta parte abra los ojos a toda la gente que pensaba que con su pequeña sección en Yeah Right! o Fully Flared había gastado sus últimas balas. Sé que en España es muy respetado, pero no creo que reciba el suficiente crédito en el resto de Europa o del mundo por todo lo que representa.

Puedes descargar el número 58 de UNO Skate Mag en tu tableta, smartphone y ordenador aquí




comments powered by Disqus