Una charla con: Ian Johnson de Western Edition

¿De dónde viene tu interés por el jazz? ¿Qué bandas, artistas y subgéneros en particular te gustan más, y por qué?
Mi interés por el jazz quiero creer que empezó cuando era muy niño. Mis abuelos por parte de ambos lados de la familia solían escuchar jazz en cintas de cassette, en vinilo y en la radio, por lo que siempre estaba presente de fondo en mi infancia. Al ir haciéndome mayor me fui interesando progresivamente en el rap (ATCQ, De La Soul, Brand Nubian, Black Sheep, Eric B. & Rakim, etc.). Me atraían canciones con ‘samples’ de jazz, líneas de bajo, instrumentos de viento melódicos, y cosas que en general conectaban con aquellos momentos de mi niñez que recordaba. El momento que lo acabó de definir todo fue la tarde en la que fui a la première del vídeo de Stereo “A Visual Sound”, en 1994. La cinta usaba en su mayoría música jazz, y la verdad es que después de aquello me quedé enganchado. Fui ganando interés, y me fui dando cuenta de qué partes de las canciones de rap que me gustaban provenían de ahí. Aprendí estilo, historia y diseño del género. Algunos de mis artistas favoritos son Eric Dolphy, Nat King Cole (trío), Bill Evans, Miles Davis, Charlie Parker, John Coltrane, Ornette Coleman, Bob Dorough, Sarah Vaughn, Charles Mingus; y es que los genios son genios por algo… Son muchos, y se han ganado los motivos. Aunque si tuviera que escoger uno sería probablemente Sun Ra. Creo que tuvo una de las carreras más largas y fructíferas de entre todo el elenco. Cubrió todo el espectro del jazz y fue más allá, del avant-garde al doo-wop, o al bebop y rhythm and blues. Supongo que simplemente disfruto con su versatilidad, misterio, inteligencia, sensibilidad y creatividad. Comprende todo el abanico de las pequeñas cosas que me gustan del género.

**Una pregunta un poco aleatoria: ¿puedes ver si algunos aspectos de este género musical tienen conexión alguna con la actividad de patinar? Los enlaces con el punk y el hip-hop (incluso el Indie) parece que ya se han establecido… **
Creo que el skateboarding, al menos el tipo de patinaje que yo disfruto, tiene más en común con el jazz que ninguna otra cosa. En ambos tienes obstáculos establecidos: en el jazz, tradicionalmente, tienes una canción con secuencias de acordes con las que se supone que debes improvisar… En el patín es igual, simplemente improvisas con el mobiliario urbano establecido, como un banco, un bordillo o unas escaleras. Tienes que lidiar con esas estructuras, pero cómo lo haces, tu estilo individual y tu capacidad creativa son los que lo hacen diferente. Y en ambos casos todo lo que sucede de manera imprevista tiende a ser lo más interesante.


Los gráficos y la dirección de arte en general de tus colecciones de tablas parecen tomar prestado un cierto “savoir faire” de portadas y pósters de Jazz. La simplicidad de los brochazos gordos y orgánicos, los elementos recortados, el grano, las tipografías clásicas egipcias… Es más, en una de tus propias tablas se lee: “sympathisers of simplicty and style” (simpatizantes con la simplicidad y el estilo). ¿Puedes contarnos más?
Los viejos libros y pósters de jazz son sin lugar a dudas la base de mi sensibilidad. Muchos de esos diseños han sido tomados prestados, en un grado menor o mayor, para el gran arte del diseño de tablas. Esa frase que comentas es algo que pensamos al comienzo de la marca. No siempre funciona, pero sí que creo que las mejores cosas son siempre las más sencillas, o al menos parecen simples. Es una filosofía bastante elemental en diseño, pero la prefiero.

También has creado una segunda colección de tablas ilustradas con músicos de jazz. ¿Cuánto éxito tuvo entre los círculos de patín en los que te mueves?
No estoy muy seguro del éxito que tuvo, ni de a qué te refieres con ello. En mi opinión salió muy bien, y la verdad es que recibimos muy buen feedback. Esas tablas y la serie “Victorian” son las más populares. Se ganaron el aprecio tanto de skaters como de gente con sensibilidad artística.

Si te presentaran la opción de colgar una tabla a modo de cuadro de la serie ‘Bitches Brew’, o bien patinarla (solamente una), ¿qué harías y por qué? El objetivo final de esa colección es mostrar el arte de Mati Klarwien a los skaters y chavales jóvenes, así como a los fans acérrimos, a un precio asequible. Por lo tanto, yo personalmente colgaría la tabla. Pero vamos, que se patinan perfectamente, así que allá cada uno. - AS



comments powered by Disqus