">

Rubén Sánchez. Aventuras por las arenas

¡Qué pasa Ruben! Empecemos suave. En tu vida has pasado por un par de sitios: primero Madrid, después Barcelona. Cuéntanos un poco sobre ese primer traslado en busca del Mediterráneo.
¡Hola! Sí, venía de una época extraña en Madrid en cuanto a trabajo y pareja, y me llamaron para un trabajo en un estudio de diseño de Barcelona. Fue el empujón que necesitaba, así que me fui para allá. Era el 2001 y justo empezaban las manadas de skaters a venirse a vivir a Barcelona. Con el tiempo, amigos de todas partes también se vinieron y creamos una gran familia, tiempos muy locos. Yo, además, aunque sea de Madrid me siento muy mediterráneo. Gran parte de mi familia viene de ahí, de una ladera del monte más alto que el horizonte.

¡Y ahora Dubai! Golfo Pérsico… A la mayoría nos queda un poco lejos. Háblanos de tus primeras impresiones de la zona. ¿Qué lo hace especial, qué te atrae de ese rincón del mundo?
La verdad que no me atraía mucho, tenía la misma impresión que mucha gente: una ciudad de cartón piedra construida en medio del desierto, donde la gente va en Bentleys de oro. Algún Bentley de oro he visto, y la ciudad es como que no viene a cuento ahí en medio, pero si rascas un poco en la cultura local, hay cosas muy interesantes. Puedes visitar sitios increíbles y no paro de aprender cosas nuevas. Me gusta cómo funcionan, todo se basa en el respeto, un poco como en el graffiti (…o en la mafia), y le dan mucha importancia a las formas y al trato de tú a tú. También les encanta hacer el macarra en la carretera. Pero en general les gusta vivir bien, relajados, y dedican mucho tiempo a charlar de cosas interesantes, aunque al final siempre acabes hablando de Cristiano o Messi.

Después tienes la cara B, que son todos los pakistaníes, nepalíes e indios que trabajan de sol a sol por cuatro perras, y son los que están levantando la ciudad en realidad. Poco a poco van mejorando su situación, pero aun así su definición no anda muy lejos del esclavismo.

Me comentaste que te ha comisionado nada más y nada menos que una princesa. Menudo trago de autoestima y de ganas de trabajar, ¿no? Ha debido de ser un cambio muy grande en tu rutina profesional, e imagino que igual de bonito.
A día de hoy me cuesta asimilarlo, es todo muy surrealista. Estoy en un programa de artistas invitados que lleva la princesa Lateefa y su centro Tashkeel. Básicamente te apoyan a muerte y te ofrecen lo necesario para que crees tus proyectos artísticos, para que interactúes con la comunidad (talleres, charlas, colaboraciones, etc.). Te ayudan con todas las gestiones que necesites: movilidad, alojamiento, etc. Es brutal. Eso sí, no puedes pintar tías en bolas.

(Risas) ¿Y todo ese trabajo que haces dentro del proyecto, consigue llenar el apetito creativo? ¿O te vas metiendo en otros asuntos paralelos?
Estoy metido de lleno en esto, en cuanto acabo un proyecto, ya tengo otros tantos en la lista y no dejo un hueco libre. Aun así estoy haciendo unas colaboraciones puntuales con un par de marcas por ahí, que me van a matar por que voy súper tarde… Pero sí, el apetito creativo está bien saciado, aunque siempre tienes tus momentos de bajón, en los que no te sale nada, como siempre.

Tu obra tiene asentadas sus raíces en el acto de pintar en la calle o patinar. A priori, uno diría que esas son dos actividades cuanto menos complicadas de compaginar en los Emiratos Árabes. ¿Es eso cierto? ¿Cómo llevas el graffiti y el skate en Dubai?
Con el patín no hay problema, siempre que no sea verano, cuando la temperatura anda cerca de los 50º casi cada día. Aunque no he patinado mucha calle porque en el estudio tenemos un bowl muy guapo y otras historias para patinar. Pero lo del graffiti no lo llevo tan bien. A ver, tampoco tengo tanto mono porque estoy todo el día pintando, pero acostumbrado a Barcelona, aquí no hay nada, no hay escena. Con lo cual también es interesante porque todo lo que haces es nuevo y vas creando un camino, pero dentro de lo legal. A mi me gusta el bombing y el macarreo, y aquí te encierran dos meses por el primer tag, y creo que a la segunda son 2 años. Poca broma con esta gente. En el país vecino, Arabia Saudí, me han contado que te dan bien de latigazos. Igual es por eso que no ves ni un solo intento de takeo en todo el país. Aquí no tiene sentido el bombing porque nadie lo entendería, pero parece que se están abriendo un poquito a ver algunos colores en las paredes, aunque insisto que siempre dentro de lo legal. Estoy por ver si me dan un muro gordo para pintarlo: tienes que hacer un poco de papeleo, hablar con el jeque dueño del edificio, etc. Tengo en mente visitar unos sitios por ahí perdidos de la mano de Alá donde hay unas estructuras de cemento espectaculares en medio del desierto. Eso lo voy a pintar, y si es ilegal, ya quiero ver yo al madero llegando hasta ahí. 

¿Echas de menos “la calle” en España? ¿Y alguna otra cosa? Algo echarás de menos, ¡seguro! (risas)
La vida en la calle mucho. El bombardeo, ir mirando todos los tags y piezas, y las situaciones y cosas raras que te encuentras… Las street beers, los vermuts, mi bici (aquí es imposible), Badalona, con Anna en el estudio, las tardes en Macba, las cañas y mi familia en Madrid… A mis amigos no, que son unos desgraciaos. (Risas) ¡Que noooo! Echo de menos a mi gente, claro. Los de Barna y los de Madrid. Macba, Snt, Cln, Galapagar… Pero mira, pienso que eso siempre (espero) estará ahí, y todo esto que estoy viviendo ahora son experiencias para la mochila de la vida. Esto es todo lo contrario que Barcelona, y después de 11 años en esa ciudad y su locura, como que apetece también. Igualmente pronto les veré a todos.

La verdad es que la situación española actual está invitando a muchos y muchas a mudarse fuera del país. ¿Tuvo eso parte de influencia en tu decisión de marcharte? ¿Y tendrá influencia en tu decisión de volver aquí? Me parece que mucha prisa no debes tener, ¿no?
España está sumida en una nube gris que afecta a la personalidad de la gente, todos los temas de conversación son respecto al “qué mal está la cosa”. Por lo general se trabaja mucho (el que tiene la suerte de trabajar) y se cobra poco. Las noticias no hacen más que aumentar la frustración. La política apesta a cloaca y ahora que más les necesitamos todavía nos están robando más. Los servicios sociales no dan abasto y se está yendo todo a la mierda. Igualmente, esto no tuvo influencia en mi marcha porque de un día para otro recibí la invitación. Pero sí que influirá en mi vuelta… Eso sí, nunca he hecho planes de futuro, siempre me lleva el viento donde quiere.


Todos los que nos dedicamos a dar de comer a ese gusanillo creativo insaciable (y probablemente todo ser humano) tarde o temprano nos preguntamos de qué manera “aportamos algo al mundo”. Es decir, no salvamos vidas humanas, ni protegemos a las ballenas, ni construimos placas solares… Pero creo que de alguna manera lo que hacemos no es sólo un acto egocéntrico o egoísta, sino que intentamos devolver algo al exterior. ¿Cómo llevas tú semejante acto de onanismo espiritual?
Pienso que no hay nada mas egocéntrico y a la vez altruista que un graffiti o una pieza de arte urbano (debate graffiti vs. streetart no, por favor –¡ni de coña!–). Es tu sello, tu nombre, tu idea, ¡y te estás gastando dinero en botes y jugándote una buena multa por regalárselo al mundo exterior! Eso es pureza.  Lo mismo cuando estás diseñando una tabla de skate por cuatro perras, o pintando un muro porque te pagan los botes. Estás ofreciendo una paja mental y tu esfuerzo en hacer algo bonito a cambio del simple hecho de mejorar visualmente el entorno, a la vez que expresas tus ideas o plasmas tu nombre. Es verdad que en el graffiti entran otros factores más territoriales, pero definitivamente estamos aportando algo al mundo, ya sea un gráfico en una camiseta que te haga pensar cuando la veas, o un rayajo con un rotulador en el baño de un garito que cuando alguien lo ve sonríe.

Perdona que nos pongamos serios pero, ¿qué opinas de lo que está sucediendo por aquí? ¿Crees en un cambio a mejor de la clase política española? ¿O crees en los cambios canalizados por la sociedad? Cuéntanos tu nivel de optimismo o de pesimismo.
Ufff, difícil. En política no va a haber el cambio radical que necesitamos, ni con unos ni con otros. La sociedad ha demostrado estar hasta los huevos de todo, y no ha habido ningún cambio significante. Yo soy más partidario de quemarlo todo y a todos, y que los nuevos vengan escarmentados. Lanzallamas en el Congreso: hay que regenerar lo caduco como en la noche de San Juan. Pero como lo veo difícil, creo que los tiros van más por cambiar las reglas del juego de manera inteligente, no como borricos berreando. Aquí van mis diez mandamientos:

  1. Nunca te metas en una hipoteca y/o crédito.
  2. Evita las posesiones absurdas o lastres.
  3. Saca tu dinero del banco y funciona con cash. Vuelve al trueque siempre que se pueda.
  4. Apoya el comercio local, hay que volver a la aldea.
  5. Roba en el Corte Inglés. Abusa de las multinacionales en general.
  6. No gastes más de lo que tengas.
  7. No tengas más de lo que necesites. (exceptuando zapatillas y gorras)
  8. Apaga la TV y sal a la calle.
  9. Nunca te hagas de contrato (homenaje a Fernando Elvira)
  10. ¡Crea!

Esto, que a priori suena un poco radical, sería un proceso natural para ser más autosuficientes y menos dependientes de peces gordos avariciosos. Por cierto, ¿¿¿quién se inventó la palabra “priori” y cómo la colocó en el castellano???

Vale, cambio de aires. Volvamos a tu arte. A estas alturas has dejado claro sobre tus influencias que la cultura mediterránea, el flamenco o el cubismo, son ingredientes esenciales en lo que haces. ¿Con qué otras cosas te nutres? ¿Qué te inspira de un lugar cómo Dubai?   Me nutro de muchas cosas, y siempre van apareciendo nuevos “inputs”. Todo lo que estoy viendo aquí me está influyendo mucho, sobre todo la evolución y variaciones de la caligrafía, y los patrones geométricos árabes. También los colores, la luz, la arquitectura tradicional, cómo viste la gente, los animalucos, etc. Todas las experiencias nuevas suelen afectar a la creación, ya sean buenas o malas.

Hay un tema que no gusta pero me siento en la obligación de sacarlo. Tengo que admitirte que a mí lo que al principio me chocó mucho cuando descubrí tu obra (hace ya un buen puñado de años) fue el parecido con la de Pendleton. Al principio, antes de conocerte, hasta me molestaba. Luego tu trabajo fue evolucionando hasta (en mi opinión) coger la distancia suficiente para crecer. Ahora, como buen artista, has canalizado eso hacia tu propia definición. Imagino que no seré el primero que te lo diga. ¿Hasta qué punto fue Pendleton importante para ti? ¿Su influencia era algo totalmente consciente?
Sí, claro que influyó, sobre todo a principios del 2000 y en lo relativo a diseño gráfico. Recuerdo que sus gráficos para Alien durante los 90 me molaban mucho. Creo que si esta influencia hubiese sido más consciente muchos gráficos no se hubiesen parecido. A mí siempre me ha flipado el cubismo, deconstruir la realidad como si la vieses por un caleidoscopio. Y la idea de “modernizar” el cubismo a vectorazos, integrarlo en el mundo del skate y usar técnicas de graffiti (trazos negros gordos, rellenos, outlines…) era prácticamente un proceso natural por mis influencias. Yo era un poco mortadela y me daba igual si lo que yo hacía se parecía o no, tampoco lo iba comparando.
Como dices, el tiempo y otros factores me han hecho caminar por otras sendas. Supongo que los dos bebemos de la misma fuente (incluso nacimos el mismo día…) pero sí, no niego que fuese un referente en mis inicios. También lo fueron Alex Castañeda, Jaime Hayón, Haring, Juan Gris… Cada artista tiene sus influencias, y el que lo niegue mal rayo lo parta.

Tienes más razón que un santo. TODOS (me incluyo con mayúsculas) empezamos con referentes muy fuertes, y todos bebemos del trabajo de otros. En esos principios es muy difícil que no se note. Es el San Benito del arte y la creatividad. De todas formas, me alegro mucho del camino que has seguido. Hay otros que se quedan ahí sin progresar, y está claro que tu trabajo no sólo cogió ese “zoonchismo” hace tiempo, sino que además va camino de seguir avanzando mucho más. Te lo tenía que preguntar, ¡te estás convirtiendo en un referente en estas tierras! ¡La bomba!
Eres un adolescente de los noventa. El patín, pintar en la calle, la música… Son otros tiempos ahora. Redes sociales, inmediatez, ostracismo doméstico… La mayoría ya sabemos que los smartphones (o mal llamados teléfonos inteligentes) no son santo de tu devoción. Pero pongámonos positivos: ¿qué cosas buenas tienen los chavales hoy en día que no tuviéramos hace 20 años?

Lo bueno que tienen ahora los chavales es que pueden ir en el metro con el patín sin que les miren mal. Pero el que no está “apollardado”, está como una regadera: mira cómo se tiran al barro los niños patinando o cómo se bajan al metro todos los días las nuevas generaciones de escritores “treneros”. Les da igual la vida. Como buen “anclado en los 90” prefiero mi época, donde el patín era más auténtico y menos mainstream, al igual que el rap y que muchas otras cosas. El graffiti sigue en su sitio, y aunque tengamos el hoy street art (que sería un poco el graffiti mainstream por así decirlo), por lo menos está mejor visto. Hay cosas buenas, es obvio que la tecnología hoy nos ayuda en muchas cosas como promocionarte y dar a conocer tus trabajos al mundo. Pero está dejando de lado el trato humano en las distancias cortas, eso sí me molesta.

Y ya para terminar, ¿qué mensaje te gustaría dejarle a la gente de nuestras tierras? ¿Hay algo que te gustaría comentar a micro abierto?
Mucho amor para la peña que está peleando y sufriendo allí. Todo tiempo que venga será mejor, es época de reinventarse y replantearse muchas cosas. Y no confiéis en el gobierno, no les importamos. Si hay una valla entre tú y tu sueño, sáltala como sea. Y si hay más de una valla, usa una cizalla.

Cuídate mucho Rubén. Gente como tú se echa de menos en nuestras tierras, pero te deseamos lo mejor en esas aventuras por las arenas.
Muchas gracias por interesaros en mí y mis historias. ¡Seguid fuertes y bonitos! 

Descubre la obra de Rubén en:
www.iamrubensanchez.com

…y sigue su vida creativa en:
zoonchez.tumblr.com



comments powered by Disqus