Barney Page. Entrevista

Empezaremos con algunas preguntas sobre tu vida estos últimos meses. Te fuiste a USA tan pronto acabamos de tirar estas fotos, y llevas ya un tiempo por ahí. ¿Dónde vives exactamente? Pues vivo en San José (California) con Ben Raemers, Carson, Eric, Ellie y Nikky. Somos unos cuantos y a mi me toca dormir en el sótano con Eric. Son una buena pandilla para vivir, buena gente. La casa en realidad es propiedad de Jerry Hsu, pero como ahora está viviendo en L.A. un montón de gente simplemente se deja caer.

¿Y has podido viajar algo por ahí?
Sí, he viajado un poquito desde que estoy aquí. San Francisco, L.A., Oakland, Santa Cruz, Las Vegas, Arizona y otras ciudades más pequeñas en el camino. Es genial tener la oportunidad de ver todos estos sitios; bien mirado sólo he estado por California y Arizona, aunque solamente en la frontera (en la Presa Hoover), ¡pero eso ya cuenta para mí!

¿Algo qué contar sobre tu acento en los USA?
Bueno, la mayoría de gente saca el tema la primera vez que los conoces, y algunos hasta intentan imitar el acento británico… Resulta bastante divertido.

¿Y con quién estás patinando?
Patino con mucha gente diferente ahora mismo. Con los que más patino, sin duda, es con la gente de Enjoi y todos los locales. La escena en San José es brutal y San Francisco está muy cerca, por lo que es un buen punto estratégico.

¿Y cómo van las cosas con Enjoi? ¿Tendrás parte en su próximo vídeo?
Creo que está yendo bien por lo que sé (risas). Pero, respecto al vídeo, no tengo ni idea. ¡Sólo el tiempo lo dirá!, por muy tonto que suene (risas).

Por lo que me has contado, parece que pasas bastante tiempo con la “Tilt Mode Army”. ¿Qué tal la experiencia?
Sí tío, son básicamente toda la gente que patina en San José. ¡Son una peña brutal para patinar y salir por ahí!

Creciste en un frío y pequeño lugar de Inglaterra. La última vez que te entrevisté todavía andabas currando con tu padre de carpintero, y ahora eres un patinador profesional viviendo en California. ¿Algo que decir sobre el cambio?
Sí, supongo. Exeter es un sitio bastante agradable, puedes ir a pasear tranquilamente por el canal y todo eso. Considero haber trabajado con mi padre una experiencia muy enriquecedora, y en cierto modo lo echo de menos, y todavía me gusta hacer algún trabajito de vez en cuando sólo para comprobar que no se me ha olvidado (risas). Pero por su puesto que ahora mismo prefiero patinar por aquí y pasarlo en grande. Es muy diferente a mi casa en Exeter.

¿Sientes que ya has alcanzado tus metas dentro del patín? ¿O no pararás hasta haber completado tu “cruzada”, sea cual sea? ¿Tienes algún tipo de meta mayor?
Mmm…, no diría que tengo algún tipo de “cruzada”. De momento estoy encantado de patinar aquí con mis amigos, eso seguro. Y claro que quiero más, pero de momento todo lo que debo hacer es seguir patinando.

¿Y qué haces cuando no patinas?
Pues depende de dónde esté, para ser sinceros. Cuando estaba en casa siempre tenía algo que hacer cuando no patinaba. Por ejemplo, la última vez que estuve empecé a practicar algo de escalada, es muy divertido, aunque también hay otras muchas cosas que me interesan.

¿Cómo ves tu futuro desde tu posición actual?
¡No tengo ni la menor idea tío! El tiempo me irá poniendo en mi sitio.


¿Echas de menos patinar con tus colegas, cuando pasas tanto tiempo fuera de casa?
Sin duda es raro, aunque te acabas acostumbrando a lo de estar siempre de viaje, etc. Tengo la sensación de no haber patinado con mis amigos de Exeter en mucho tiempo. Estaría bien poder pasarme por el parque local cualquier tarde del verano.

¿Sientes que estás en el lugar adecuado con la gente de Enjoi, o te imaginas en otro sitio?
Sí. Sin duda me gusta dónde me encuentro en este momento, con una peña tan buena para salir a patinar o simplemente estar por ahí. Son una gente divertida y es todo lo que necesito.

¿Algún otro gran viaje planeado para 2012?
No tengo ni idea de los viajes que haré este año todavía, pero tengo claro que iré a todos los que pueda.

A los británicos os encanta ir de fiesta y siempre que hablamos me cuentas alguna anécdota loca. ¿Compartirías con nosotros tu experiencia fiestera más rara?
¡Me he calmado bastante con el tema fiesta últimamente! (risas). Recuerdo una vez en Barcelona que estábamos pillándonos un pedo echando risas, etc., cuando un tipo que llevaba bastante rato molestándonos buscando bronca nos termina por hinchar las narices y empezamos a pegarnos con él… Total, que nos piramos de ahí, ¡y el tipo no dejaba de seguirnos buscando más pelea! La gente le gritaba por la calle que parara, pero tuvimos que pegarnos con él unas cuantas veces más por el camino y de repente, de la nada, un montón de policías empezaron a perseguirnos. Nos fuimos corriendo hasta nuestro apartamento, apagamos las luces y nos escondimos. Después oímos como la policía subía por nuestra escalera gritando y golpeando las puertas, intentado dar con nosotros, pero al final se fueron. Si nos hubieran pillado nos hubieran jodido bien; cualquiera que haya estado en Barcelona sabe que la poli no se anda con chiquitas.

¿Quién crees que te influenció de alguna manera en la forma en que patinas?
Sin duda “los mayores” de mi zona. Había una escena bastante fuerte en Exeter que, poco a poco, fue desapareciendo.

Parece que siempre vas con pantalón corto y calcetín largo, hasta en invierno… ¿Cuándo empezaste con todo esto?
(risas) ¡Ni idea tío! Tampoco creas que no me los quito. La verdad es que cuando tenía unos 15 años iba todo el año con pantalón pirata, incluso en invierno (risas). Después empecé a llevar pantalón corto durante bastante tiempo seguido, y empecé a tener miedo de patinar incómodo si volvía a los pantalones (risas). Pero ya lo tengo superado, he vuelto a los pantalones.

Bien hecho, además es un problema si tienes que llevar calcetines desparejados.
¡No tengo mucho problema al respecto ya que tengo montones de calcetines iguales! Te dan algo de protección en la espinilla cuando llevas pantalón corto… Aunque ahora que lo pienso, mola llevar calcetines emparejados cuando vas en bermudas.

Viajando con un tío tan divertido como Ben Raemers seguro que tienes alguna buena anécdota suya para cerrar.
Un día estábamos calentando en un skatepark que tenía un par de bowls, uno al lado del otro. Ben llegó y se tiró sin miramientos por uno de ellos ¡que acababan de pintar! Unos niños habían quitado la señal y no había manera de saberlo, por lo que tan pronto como entró en el bowl se escurrió y quedó completamente cubierto de pintura de pies a cabeza, fueron muchas risas.

Bien, pues eso es todo. Momento saludo Quiero dar las gracias a mis patrocinadores Etnies, Enjoi, RVCA y a todo el mundo. - EA



comments powered by Disqus